Actuando bajo la directriz de la empresa ODL-Bicentenario, OLEODUCTO VIVO es una entidad sin ánimo de lucro, cuyo fin es mejorar las condiciones de vida de las comunidades de la zona de influencia, a través de una inversión social voluntaria y estratégica, construyendo institucionalidad y capacidades, e integrando la participación responsable de los pobladores, para generar oportunidades de desarrollo sostenibles, en materia de educación, primera infancia, medio ambiente y proyectos productivos.

En Educación Básica tenemos:

1. El programa Formación de Fortalecimiento de Directivos y Docentes a través del cual contribuimos al desarrollo de sus habilidades de liderazgo y gestión, para el mejoramiento de la calidad de la educación en las instituciones de nuestra área de influencia.

2. El programa de Jornadas Complementarias, a través del cual integramos a las instituciones educativas de la zona con actividades musicales, deportivas y de formación en Tics, para niños, niñas y adolescentes de estas escuelas rurales, que, de otra forma, no tendrían acceso a este tipo de formación, crucial para su desarrollo integral.

Atención a la Primera Infancia: desarrollamos capacidades para el cuidado y la protección integral de los menores entre los 0 y 5 años, contribuyendo a la creación de Entornos Protectores que motiven y faciliten el desarrollo integral de los niños y niñas de las comunidades en nuestra área de influencia.

Proyectos Productivos: fomentamos y apalancamos la ampliación y consolidación de actividades agropecuarias que contribuyan a mejorar los ingresos y calidad de vida de la población vecina.

Medio Ambiente: En diálogo con las comunidades, implementamos programas para la protección y conservación de los ecosistemas estratégicos ubicados en el área de influencia de la Fundación Oleoducto Vivo. Además, contribuimos, a través del apoyo a los PRAE (Proyectos Ambientales Escolares), a la concientización de las nuevas generaciones alrededor de la urgencia de cuidar su medio ambiente.

Contamos con un equipo de experimentados gestores sociales y, en cada línea estratégica, participan reconocidas entidades expertas en cada uno de los temas. La Fundación articula su trabajo con los entes de gobierno territorial (como Alcaldías y Gobernaciones), así como con las organizaciones comunitarias (Juntas de Acción Comunal y Asociaciones de productores), las instituciones educativas y entidades como el ICBF. De igual forma, establecemos alianzas con otras fundaciones de la empresa privada para potencializar el alcance e impactos de las estrategias.


En META: Puerto Gaitán y Puerto López.
En CASANARE: Monterrey, Tauramena, Yopal, Paz de Ariporo, Pore, Nunchía, Hato Corozal.
En ARAUCA: Tame, Fortul y Saravena.

En primer lugar, hemos puesto en operación programas específicos y lo hemos logrado de manera rápida y concreta, brindando calidad en todas las intervenciones de las líneas de acción. Un segundo aspecto es que las comunidades se han hecho parte activa de los proyectos, asumiéndolos como su proyecto de vida. En esa medida, hacemos realidad la promesa de nuestro nombre como Fundación: un oleoducto vivo. porque hacemos parte del proyecto de vida de muchas comunidades. Por último, pero no menos importante, estamos contribuyendo a que la población y las empresas, especialmente las del sector hidrocarburos, tengan un diálogo creativo, productivo y una conversación en torno a temas positivos y de largo plazo para los territorios.

(57+) 350 611 81 68

fundacionoleoductovivo@odl.com.co

Carrera 11 A No. 93-35 Torre UNO 93 Piso 3.
—– Bogotá D.C., Colombia.